374283073-20220217-dsc_0511.jpg

Julia Lluelles

Autobiografía

Cuando salí del instituto, no tenía nada claro lo que quería hacer. Mis padres me aconsejaron que hiciera comercio y marketing, lo terminé pero no era feliz. Después intenté hacer integración social, que tampoco me motivaba lo suficiente, hasta que empecé a hacer temporadas en Menorca y ganarme cuatro dineros. Le pedí a quién entonces era mi suegro, Josep Forrellat, que tenía muchos restaurantes en Sabadell, que me diera la oportunidad de trabajar en su cocina. Cuando inauguraron el Suizo en Sabadell, fue la primera cocina en la que entré. Y me puso en la zona del postre.

Fue todo un reto. No sabía ni montar nata ni hacer nada. Pero me encantó. Después de un año aún quería dar más vueltas, entonces, fui a Pamplona, ​​donde estuve en un restaurante de estrella Michelin. Después decidí que quería estudiar, primero en Granollers y posteriormente en la Escola Bellart de Barcelona. Iba haciendo otros trabajos para poder pagar los estudios.

374282706-20220217-dsc_0485.jpg

Empecé la actividad hará unos cuatro o cinco años. Es decir, cuando tenía 21 años empecé a hacer pasteles en casa. Me ha costado mucho crecer. De hecho, quizás hasta hace un año no podía decir que me pudiera echar a la piscina como estoy haciendo ahora con la tienda. Los encargos eran como un extra, porque a mí me gusta mucho hacer tartas personalizadas. Iba teniendo mis trabajos, pero ahora me he encontrado que han subido mucho los encargos y que la gente quería postre mío. Entonces, con mamá, decidimos echarnos a la piscina y abrir un local en Castellar.

374283016-20220217-dsc_0509.jpg

Tengo una pastelería innovadora. En la tienda podrás encontrar tanto café como batidos, crepes, bocadillos y raciones individuales de pasteles. Para aprovechar que estamos tan bien situados, la idea es servir  un buen desayuno y merienda para toda la gente y los niños de la plaza Calissó. Surgió la oportunidad del local, porque en principio yo quería trabajar con un obrador cerrado y elaborar lo que me encargaban. Mamá estará en la tienda y yo, en el obrador. Todo por llevar. También quiero hacer muchas cosas saludables, con poco azúcar, para veganos o intolerantes en el gluten, aunque no tengo dos obradores y siempre tendré que avisar al cliente de que puede haber contaminación cruzada.

Cursos

 
374282110-20220217-dsc_0387.jpg
374281471-20220217-dsc_0455.jpg